En el amor y
en la empresa,
todo vale.

 

 

estrategia de guerrilla

Qué se considera

estrategia
de guerrilla

La guerrilla es la marca blanca de la guerra. Se libra en escenarios distintos y a otro ritmo. Presume de caos y de no oficialidad. Bueno, no es una mala descripción para el marketing de guerrilla. Este no usa los soportes convencionales, ni los métodos tradicionales. Parece estar en todas partes, como la guerrilla. Aunque sus técnicas puedan parecer tramposas, en realidad solo son originales.

Es un marketing que genera envidia, por alcanzar otros niveles de creatividad. Cuando alguien lo critica, tal vez esté pensando ¿por qué no se me ocurrió a mí? Es un ejemplo claro de salirse de lo establecido, y sus resultados son incuestionables. En el mundo de la empresa, cualquier impacto en el mercado es bienvenido.

¿De dónde surge, una vez más, una estrategia de guerrilla en marketing? De un mercado saturado, de multitud de impactos idénticos a los consumidores. Cuando no hay diferenciación, todos pierden. Cuando alguien la consigue, todos los demás pierden. La imaginación y la innovación se disparan cuando la necesidad aumenta. ¿Y tú, tienes necesidad de crecer?

La creatividad es un arma de destrucción masiva de competidores. Recordemos que, aquella empresa que no esté innovando, está en recesión. Avanzar en ese terreno es acercarse a la victoria.

¿Cómo usar estrategias de marketing de guerrilla?

Usando la creatividad. Lo mejor de la creatividad es que no tiene límites. Todos tenemos un hemisferio derecho con capacidad de creación ilimitada. Lo que no solemos tener en la empresa es la capacidad para destinar tiempo a la creación. Solo a la ejecución. Cuánto antes salgamos de ahí, mejor.

Para ello, seguramente necesitemos ayuda. Tal vez debamos seguir en la ejecución y necesitemos un aliado pensante. O tal vez podamos sentarnos juntos a pensar, pero necesitemos una opinión externa y no contaminada. Probablemente nuestro consultor estratégico no sea quien nos dé la solución en materia de marketing. Es probable que, una vez lanzada la idea, necesitemos un experto en el campo.

El consultor estratégico sería nuestro guía nativo. Es experto y conoce el terreno, y sabe interpretar las señales. Ve, huele y oye cosas que la empresa no percibe. Va abriendo camino y nos acompaña, al tiempo que nos previene de peligros imperceptibles. El objetivo es nuestro y los resultados serán para nosotros, pero no podríamos lograrlo sin él.

Las decisiones y las acciones son responsabilidad de la empresa, pero contar con esa guía es crucial. Sus sabios consejos, aplicados luego por un experto del marketing, marcan el cambio.

Qué puedo conseguir con el

marketing de guerrilla

La presencia sin impacto no sirve para nada. La presencia disruptiva sí. Se produce conexión con el mercado a través de la diferenciación. En un mundo de mediocridad, la excelencia sobresale. El simple exceso de información y de impactos a diario puede enterrar gran parte de nuestros esfuerzos. Podríamos ser invisibles en las redes sociales, en una valla publicitaria e incluso en televisión.

Otro beneficio es la generación de comentarios. Solo se comenta lo sorprendente. Se convierte en recomendación cuando la sorpresa se da en una experiencia de consumo. ¿Hay que buscar que se hable de nosotros, sea para bien o para mal? Bueno, esa afirmación tendría muchos matices y no la daría por verdad absoluta. Si se van a generar comentarios y estos son positivos, mucho mejor.

Algo que no debe olvidarse es que el marketing de guerrilla debe tener un objetivo. ¿Es el posicionamiento de la marca? ¿Es conseguir más ventas? ¿Es la aportación de valor? Una campaña que sale en todos los medios, pero no nos aporta lo que buscábamos no ha servido para nada.

Para mí, lo mejor de todo es que todos los sectores pueden aspirar a una estrategia de guerrilla, no solo las grandes marcas. ¿Empezamos?

estrategias de marketing de guerrilla
contacta conmigo