La gestión no
es un castigo, es
una bendición

 

 

consultoria y gestion

Cómo sacar provecho de la

consultoría de gestión

Otra de las carencias más comunes en las pequeñas empresas es la ausencia de gestión empresarial. En primer lugar, porque no nos consideramos empresarios, aunque nos llamemos así. Muchos de nosotros realizamos la mayor parte de las tareas de la empresa, lo que nos convierte en autoempleados. Es doloroso, pero cierto.

A muchos de nosotros nos gustaría disponer de más tiempo para nosotros y para las personas que nos importan. Vivimos en una época en que la total dedicación al trabajo parece ser sinónimo de éxito. Si pensamos en lo que nos hace de verdad felices, probablemente no sea eso. Es posible que tengamos aficiones abandonadas. Es probable que no estemos viendo crecer a nuestros hijos. Tal vez hace mucho que no quedamos con nuestros amigos.

Mi objetivo es que las empresas trabajen para nosotros y no al revés. Nuestro trabajo debería ser únicamente una fuente de sustento para nosotros y nuestra familia. ¿De qué sirve obtener muchas cosas que apenas podemos disfrutar?

La principal razón de ese desequilibrio es nuestra total incompetencia en la administración y gestión de empresas. Podemos ser expertos en nuestro campo y unos auténticos profanos de la gestión empresarial. Pero lo cierto es que nuestra empresa necesita de gestión, no solo de ejecución.

Qué son los programas de

gestión de empresas

Como experto en tu campo, seguro que sigues formándote y reciclándote. No das por hecho que ya sabes todo de tu profesión, porque siempre hay cambios. Pues bien, ¿no sería lógico hacer lo mismo si detectas que no tienes suficiente experiencia en gestión?

Te recomiendo buscar programas de gestión para pequeñas y medianas empresas que te permitan mejorar tus resultados. ¿Y si no crees tener tiempo para formarte? Hay que buscarlo. Formarse no es una afición, es una necesidad empresarial que cubrirá esa carencia rápidamente. Hay formación concebida especialmente para empresas que necesitan más gestión.

¿Sientes que si dejas la empresa por unos minutos podría ocurrir un caos? ¿Vives pendiente del teléfono? ¿Qué autonomía y preparación tiene el resto de tu empresa? ¿Son totalmente dependientes de ti? ¿Te gustaría poder irte de vacaciones sabiendo que la empresa funcionaría sin problemas? Todo eso habla de tu capacidad de gestión.

Cuando piensas en los beneficios de tener un programa de gestión empresarial, sin duda merece la pena. En ocasiones, hablamos de pequeños cambios. Muchas veces, sencillamente no sabemos delegar. Otras veces, sentimos la necesidad de controlar todo. Otras, necesitamos confiar más en los demás y en nosotros mismos. Casi nunca es un tema de procesos, sino de actitud.

Administración y
gestión de empresas

Solemos asociar los estudios superiores en administración y gestión de empresas con la capacidad de dirigir un negocio. No te sorprendo si te digo que hay mucho de contenido teórico y desfasado en dicha educación. Es posible que tú mismo hayas construido tu empresa sin tener estudios superiores. Si los tienes, tal vez te das cuenta de que no has usado gran parte de ese conocimiento. La experiencia del día a día puede ser una buena maestra.

Sin embargo, tampoco es el camino correcto por sí solo. Aprender a base de errores suele ser un proceso lento, doloroso y muy costoso.

No sé si es necesario saber todo sobre gestión de empresa, pero desde luego sí ampliar sustancialmente nuestros conocimientos. El objetivo final debería ser la automatización de la empresa. Si deseas contar con más tiempo para ti y lo que realmente te hace feliz, es el momento. Mañana habrá pasado otro día. Nosotros elegimos a qué lo dedicaremos.

Contar con una empresa que funcione y sea rentable sin nosotros es el mayor privilegio que podamos disfrutar. Nos garantiza contar con ingresos suficientes y, al mismo tiempo, poder trabajar, no por obligación, sino por voluntad propia. La gestión se convierte entonces en nuestra mejor aliada.

consultoria de gestion de empresas
contacta conmigo