necesitas una
estrategia competitiva

¿Aún no la tienes? La buena noticia es que estás a tiempo de sacar ventaja, ya que la mayoría tampoco tiene una. ¿Y no bastará con ser experto en mi profesión? No, lo siento. ¿Y si tengo un buen producto o servicio o hago las cosas bien? Tampoco. El mercado actual es mucho más complejo, como una diana que no deja de moverse. No parecen importarle tus inagotables dosis de fe, tu total dedicación al trabajo o una continua privación de descanso u ocio, sacrificios económicos, sociales y físicos que has hecho y aún haces por la empresa. Este escenario en constante cambio no da tregua a casi nadie. Leal o desleal, tu competencia tampoco te da descanso. Ni los clientes, ni los proveedores, ni la situación económica, ni los bancos, ni el Estado. A pesar de tu entrega, tu pasión y tu buena voluntad, puede que tu sensación sea más la de ser hombre o mujer orquesta que la de estar teniendo éxito en la parte empresarial y personal.

Si llevas tiempo sintiéndote así, ¿cuál de los siguientes puntos te gustaría que fuese diferente a partir de ahora en tu empresa?

Conseguir más clientes nuevos

Al cliente no hay que darle lo que necesita, hay que darle lo que quiere. Así de claro. No cubres necesidades, sino deseos. El auténtico marketing es, por tanto, saber cómo piensa tu posible cliente y hablar su idioma, nada más. Si tengo un buen día, y suelo tenerlos, a lo mejor hasta creo para ti un nuevo nicho de mercado. Lo llaman océano azul. ¿Quieres saber cómo lo hago?

Vender más por recomendación de los clientes

Tener clientes satisfechos ya no sirve para nada. Solo hablarán de ti a otros si les sorprendes constantemente, si superas con creces sus expectativas y si les aportas mucho más valor. Conseguir nuevos clientes a través de los clientes actuales puede ser tu gallina de los huevos de oro, pero necesitas convertirlo en un plan. ¿Empezamos?

Mejorar la imagen de la empresa

La imagen que la empresa proyecta hacia las personas que la forman y, más importante aún, hacia el mercado, es vital para tus resultados como empresa. No importa si hablamos de la propia marca o de la imagen corporativa, de tus instalaciones, de tu presencia o reputación en internet o en las redes sociales, ya que todo influye de algún modo en la experiencia de cliente y en tus resultados. ¿A qué quisieras darle otra apariencia?

Mejorar los procesos internos

Todo lo que ocurre de puertas adentro, aunque no sea visible, afectará a tus costes, a tus beneficios y a tus ventas. Ya hemos dicho que ser bueno en tu trabajo no basta. Necesitas organizar, ejecutar, medir y corregir procesos, una y otra vez. Es posible que esta sea la parte de la empresa que menos disfrutas o que no se te da tan bien. ¿Necesitas ayuda?

Disfrutar de un mejor clima en la empresa

No lo olvides, tu empresa, como todas, está formada por personas. Los clientes te eligen muchas más veces por el trato personal que reciben que por la marca o por la calidad del producto o servicio. Todo lo que tiene que ver con las personas de la empresa se reflejará, para bien o para mal, en los resultados de la empresa. Nuestra especialidad son las personas, ¿quieres que eche un vistazo?

Disponer de más tiempo libre

La pesadilla de la disponibilidad total, ese miedo a que suene el móvil una vez más con un nuevo fuego que apagar a cualquier hora. El sueño de muchos sería tener la agenda bajo control y disfrutar de tiempo para uno mismo sin que la empresa se resienta. Se trata de conseguir que la empresa siga funcionando con garantías, aunque tú no estés presente. Mereces tener tiempo para ti y para los que te importan. ¿Te gustaría?

contacta conmigo

 

 

La ventaja competitiva
no sirve para nada

Se habla de la ventaja competitiva como si se tratase de una fórmula mágica, pero la realidad es que solo es algo frágil que te coloca fugazmente un poco por delante de tu competencia, logrando victorias parciales basadas en pequeños detalles. ¿Sabes qué? Es agotador tener que volver a luchar cada día para defender una exigua ventaja que otras ideas de negocio innovadoras quieren arrebatarte. Créeme, en el mundo de los negocios, o estás creciendo, o estás muriendo. A este juego solo se puede salir a ganar, sin excusas. Nos dan la razón las escandalosas cifras de cierre de empresas que tenían productos o servicios brillantes, una ubicación inmejorable o una imagen de marca espectacular. Si quieres jugar a un juego mayor, podemos ayudarte. Para eso habrá que salirse de lo establecido, porque solo fuera de lo común está lo extraordinario. Si fuese tan fácil diferenciarse todos lo harían, pero lo cierto es que vivimos en un mundo en el que predomina la mediocridad, no la excelencia. Esa puede ser tu mejor arma. He pasado años observando a empresas y sus auténticas ventajas competitivas, y he aprendido a identificar qué podría hacer destacar a una empresa sobre otros miles de empresas, no importa cuán competitivo sea su sector. Sé detectar qué las hace fuertes e implementar las estrategias adecuadas para convertir esos talentos y fortalezas en factores ganadores.

Estrategia del
océano azul

Creada por W. Chan Kim y Renée Mauborgne, esta teoría revolucionaria apela a la ampliación de fronteras en los mercados existentes o, yendo más allá, a la creación de nuevos mercados mediante ideas de negocio innovadoras, llegando a convertir a la competencia en poco menos que irrelevante. Se trata de convertirse en exploradores de nuevas oportunidades de negocio y generar más valor para los clientes mediante la innovación, en lugar de continuar con la competencia destructiva de tu sector.

Hablamos de inventar un nuevo juego con nuevas reglas, en lugar de seguir jugando a competir por una cuota de mercado ya de por si escasa y donde bajar los precios parece ser la única opción viable en todo sector.  La verdad es que existen infinitas posibilidades de generar nuevas oportunidades de negocio. Merece la pena analizar tu negocio bajo el prisma de la estrategia del océano azul y ver qué descubrimos. Créeme, no está todo inventado en tu sector, ni mucho menos.

 

 

¿cómo vencer a la competencia?

Tú quieres acabar con tu competencia y tu competencia quiere acabar contigo. El mercado parece un infinito duelo al amanecer de todos contra todos en el que no hay aliados, solo enemigos. Eres tú o ellos. ¿Quién domina mejor las armas, controla desde hace más tiempo las estrategias y conoce mejor el campo de batalla? No siempre serás tú. ¿Realmente es posible marcar una diferencia real en el mercado haciendo lo mismo que se lleva haciendo durante décadas?

Todos sabemos que no. Esa lucha no termina jamás. ¿Por qué casi nadie destaca por encima del resto? Porque no todas las marcas están dispuestas a abandonar su zona de confort para realizar nuevas expediciones. Déjame estudiar tu empresa, tu competencia y el mercado en el que te mueves e idear el plan de combate más eficiente. Soy especialista en trazar e implementar las mejores estrategias competitivas de una empresa. Si no podemos ganar con las reglas actuales, las cambiaremos, porque solo importa tu victoria.

Estudio de la competencia

Es difícil ganar cuando no conoces a tu enemigo. Pero a mí no me interesan tus enemigos, sino el objetivo que quieres alcanzar. Ya puede prepararse tu competencia.

Análisis de mercado

Como en todos los sectores, en el tuyo también hay cosas que los clientes valoran y otras muchas que desprecian. Empecemos a pensar como clientes y a darles lo que de verdad quieren.

¿Guerra de precios?

Mover ficha bajando los precios es el error más ingenuo de cualquier empresa. La guerra de precios produce muchas bajas y ningún éxito. ¿Esa es tu mejor arma, intentar parecer más barato? Haremos que te deseen por ser distinto y que el precio ya no importe.

Experiencia de cliente

A partir de ahora ya no vendes productos ni servicios, vendes experiencias de cliente. Lo único que cuenta es el valor que aportas al mercado, lo que sienten cuando te contratan.  

Las empresas
innovadoras ganan

¿Qué tienen en común empresas como Cirque du Soleil o Swatch, productos como iTunes de Apple o Wii de Nintendo? Todos son giros de timón de visionarios que, a base de ingenio, cambiaron el curso de la competencia en la que estaban inmersos y salieron ganadores. Pero no solo las grandes empresas pueden innovar. Todos tenemos un hemisferio derecho con el que explotar la creatividad, la innovación y el pensamiento divergente. No solo Steve Jobs. Lo que sí es cierto es que las empresas innovadoras que desarrollan ideas de negocio innovadoras acaban ganando, por eso me he especializado en aplicar esas mismas estrategias de diferenciación a pequeñas y medianas empresas.

Sobre esto hay una mala y una buena noticia. La mala es que otros pueden llegar a la misma conclusión de buscar innovación de servicios, nuevas oportunidades de negocio y nuevos mercados para mejorar sus resultados. La buena noticia es que no hay expertos con esta especialización creativa en diferenciación. ¿Estaré dando el ejemplo y habré creado un nuevo mercado?

 

 

La estrategia de diferenciación es la clave (No es cuestión de suerte)

Te lo repetiré tantas veces como sea necesario: la estrategia de diferenciación es indispensable. En un mercado cada vez más global que se mueve tan rápido, con clientes cada vez más impacientes, exigentes e insatisfechos y donde todos buscamos la gratificación instantánea, los pequeños detalles suponen grandes diferencias. Sin diferenciación, serás solo otra apuesta más en un mundo de infinitas posibilidades.

Mi misión es sencilla pero muy importante: hacerte destacar mediante la diferenciación de tus productos y servicios, tus valores y tus estrategias de comunicación. Impulsarte hacia nuevos destinos mucho más ricos en oportunidades. Darte la asesoría que necesitas para llevar tu marca y tu empresa al siguiente nivel. ¿Quieres descubrir tu tierra de las oportunidades? El éxito es tuyo, yo solo soy un compañero de viaje.

Rompe las barreras

El futuro pertenece a las empresas creativas. Es más, el futuro lo escriben las empresas creativas. Empresas a las que no les tiembla el pulso a la hora de salirse de los márgenes de la historia, que rechazan un guion preestablecido de comportamiento. Empresas que, no solo innovan, sino que aprender a respirar innovación cuando entienden que ahí se esconde la clave del éxito. Emprender un viaje hacia cualquier destino desconocido da un poco de vértigo, pero los resultados merecen la pena.

Obviamente, salir a ganar supone tomar ciertos riesgos. Los modelos de negocio innovadores, aquellos que te pueden llevar a lo más alto, exigen un grado relativo de incertidumbre. Pero ya sabemos que seguir las mismas reglas nos llevará a los resultados de siempre. Mi función es reducir esa incertidumbre determinando la viabilidad y el potencial de cada nueva idea de innovación empresarial que descubramos juntos.

 

 

Salta sin miedo

Ya hemos visto que no es suficiente tener un buen producto o servicio, ni competir con habilidad. Se trata de hacer cosas distintas, radicalmente distintas. Ahí están las mejores oportunidades de negocio. Hay saturación de mercado, pero también negocios innovadores. Hay competitividad, pero también nuevas oportunidades por descubrir. Se trata de generar proyectos de innovación donde no existan competidores potenciales. Lo que te planteo no es un lavado de cara, es una evolución más integral. Te planteo un cambio de perspectiva en el desarrollo de los negocios, un golpe de timón decidido y libre de complejos. No importa lo que nos hayan contado sobre cómo se hacen las cosas, ni cómo se vienen haciendo.

Sea que quieras conseguir más ventas o más recomendaciones, mostrar una mejor imagen, disfrutar de un mejor clima en la empresa, de mejores procesos internos o de más tiempo libre, algo tendrás que hacer distinto si los resultados actuales no te convencen. No importa cuánto tiempo lleves en tu profesión, es obvio que has llegado hasta aquí a base de mucho esfuerzo. Mereces conseguir lo que te propongas. Si te ha gustado mi planteamiento, ¿me darás la oportunidad de recorrer contigo ese nuevo camino?

 

 

+34 672 06 77 72

andres@todostenemosuno.com

contacta conmigo